Categorías
Educación

Educación abierta: porqué y para qué

Dicen los principios del “elevator pitch” (el discurso del ascensor) que, puesto que la gente tiene tan poco tiempo, si deseamos convencerla de algo, el mensaje debe ser breve y directo. Al ser tan breve, no podemos pretender ganar la batalla en esta escaramuza, sino más bien, como en un buen aperitivo, despertar el apetito: querer saber más.

Participé hace poco en un taller sobre Educación Abierta, y, como conclusión, el moderador nos pidió que pensásemos, si nos encontrábamos con el Ministro de Educación en el ascensor, qué le diríamos al Ministro para convencerle de lo necesario que era el desarrollo de políticas para el impulso de la educación abierta.

A la hora de establecer los argumentos sobre algo, hay dos estrategias: las basadas en el “porqué” es decir, causales, motivos basados en algo anterior que nos indican que debemos ir en una determinada dirección, y los “para qué”, es decir, lo que queremos conseguir gracias a nuestro proyecto o estrategia.

Yo creo que es mucho más efectivo el segundo método, ya que genera mucho más fuerza e impulso. Como muy bien dice Pilar Jericó:

“El PORQUÉ mira hacia el pasado. Y sin embargo el PARA QUÉ,  mira hacia el futuro”

Hecha toda esta introducción, que espero no me cuente para el tiempo de nuestro viaje en ascensor, vamos a ver cómo convencer a nuestro Ministro de las bondades de la educación abierta.

Si hablásemos del porqué, podríamos argumentar, como hace la UNESCO, que:

…el acceso universal a la educación de gran calidad es esencial para la construcción de la paz, el desarrollo sostenible de la sociedad y la economía y el diálogo intercultural. Los recursos educativos de libre acceso proporcionan una oportunidad estratégica para mejorar la calidad de la educación y para facilitar el diálogo sobre políticas, el intercambio de conocimientos y el aumento de capacidades.

También la Comisión Europea, en su iniciativa “Opening Up Education” afirma:

Una enseñanza abierta y flexible requiere conocer las posibilidades de las TIC para mejorar los sistemas de educación y formación y adecuarlos al mundo digital de hoy.

Las TIC, los recursos educativos abiertos y las prácticas abiertas permiten aumentar la eficacia de la educación a través de una enseñanza más personalizada, una mejor experiencia formativa y un uso más racional de los recursos. Estas medidas también fomentan la igualdad al facilitar el acceso al conocimiento.

Con el tiempo, la apertura de la educación puede dar lugar a una situación en que todo el mundo pueda aprender donde sea y cuando sea, con ayuda de quien sea y con cualquier dispositivo.

Esto ya se aproxima un poco más al “para qué” que al “porqué”.

Pero, si yo me encontrase con el Ministro en el ascensor, y quisiera convencerle de los motivos de apoyar una educación abierta, me basaría primero en dos racionales palabras, y después en una tercera emocional : eficacia, eficiencia y motivación.

Eficacia, porque la educación debe ser eficaz, es decir, debe preparar a nuestros jóvenes, no ya para el mundo del mañana, sino nada mas y nada menos que para el mundo de hoy. Un mundo donde se necesitan habilidades, no tanto tecnológicas, sino sobre todo habilidades para colaborar, para trabajar en equipo, para hacer planteamientos y encontrar soluciones a problemas a los que nunca antes nos habíamos enfrentado, para aprender a aprender y a manejarnos con fluidez en un mundo en constante cambio.

Habilidades que son la base misma de la educación abierta, y que por tanto donde mejor se aprenden es precisamente en un contexto abierto.

De modo que, educación abierta, para ser eficaz.

Eficiencia, porque, como Administración Pública, es nuestra obligación aprovechar al máximo los recursos disponibles. Para ello, el mundo digital ofrece una enorme oportunidad, gracias al bajo coste de reproducción de la información, lo que genera economías de escala tremendas.

Estas economías de escala solo pueden aprovecharse plenamente cuando se ponen a disposición de cuanta más gente, mejor, y la mejor forma de hacerlo es aplicando los principios de la educación abierta.

Y también, educación abierta, para ser eficiente.

Eficacia y eficiencia deberían bastar, pero siendo como son argumentos racionales, no son suficientes; necesitamos una tercera palabra, un tercer argumento. La educación es cosa de personas y las personas necesitamos motivación. La educación abierta en colaboración permite no sólo el aprendizaje eficaz y eficiente, sino también el empoderamiento de las personas. Por ello, que las personas y los colectivos se involucren y aprendan por el gusto y el placer de aprender, y de poder utilizar lo aprendido.

Educación abierta, para motivar y empoderar a las personas.

2017-02-23 CAPTURA-INTEF (1).jpgY para terminar con un ejemplo, un buen ejemplo: las GUIAS didácticas de La Aventura de Aprender. Guías abiertas para:

…hacer proyectos colaborativos que conecten las aulas con lo que ocurre fuera del recinto escolar. Sin aprendizaje no hay aventura, ya que las tareas de aprender y producir son cada vez más inseparables de las prácticas asociadas al compartir, colaborar y cooperar.

[Palabras de apoyo para la Presentación de las guías didácticas de “La Aventura de Aprender”, el viernes 24 de febrero, en Medialab Prado]

Categorías
Sociedad de la Información

Empoderamiento digital: variedad de destinos

cartel-biliotecas-y-empoderamiento-digitalReflejo aquí mis notas de apoyo del panel 1: «Vertientes del empoderamiento: variedad de destinos» que tuve el honor de coordinar el 14 de diciembre pasado en la  IX Jornada Profesional de la RBIC: «Bibliotecas y empoderamiento digital»

Presentación del panel

En el diccionario de la Real Academia Española encontramos la siguiente definición

Empoderar

Del ingl. empower.

  1. tr. Hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido.

Por otra parte, para una definición más amplia y precisa, podemos acudir al Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academia Española:

Empoderar(se). Calco del inglés to empower, que se emplea en textos de sociología política con el sentido de ‘conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida. Puede usarse también como pronominal: «Se trata pues de empoderarnos, de utilizar los bienes y derechos conseguidos, necesarios para el desarrollo de los intereses propios» (Alborch Malas [Esp. 2002]). El sustantivo correspondiente es empoderamiento (del ingl. empowerment): «El empoderamiento de los pobres es la palabra clave» (Granma [Cuba] 11.96). El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico.

Así pues, el empoderamiento aparece relacionado, en principio, con acciones dirigidas a personas o colectivos desfavorecidos, y así lo entiende la UNESCO al proponer el Empoderamiento Digital como una herramienta de gran poder para las personas con algún tipo de discapacidad, que surge de la primera Conferencia internacional sobre el tema “De la exclusión al empoderamiento: la tecnología de la información y la comunicación al servicio de las personas con discapacidad”, organizada por la UNESCO y acogida por el Gobierno de la India del 24 al 26 de noviembre de 2014 en Nueva Delhi (India):

Digital Empowerment: Access to Information and Knowledge using ICTs for Persons with Disabilities

In today’s world, information and knowledge are key determinants of wealth creation, social transformation and human development.

UNESCO considers that ICTs have the potential to make significant improvements in the lives of persons with disabilities, allowing them to enhance their social, political and economic integration in society by enlarging the scope of information, knowledge and activities available to them.

Empoderamiento ciudadano en la sociedad digital

Ahora bien, el concepto de empoderamiento digital se ha ampliado para abarcar a toda la sociedad, con un significado que implica la preparación y disposición para vivir en el mundo digital, apoyando a aquellos que aún no han logrado las capacidades necesarias. Así lo refleja Emilio García García en su artículo para el Huffington Post:

En su informe sobre España, elaborado dentro del marco del Semestre Europeo 2016, la Comisión Europea indica que “el nivel relativamente bajo de competencias digitales obstaculiza el desarrollo de la economía digital en España“. Una razón más para promover la alfabetización y capacitación digital de la sociedad es empoderar a los ciudadanos para saber interpretar la realidad de un mundo cada vez más digitalizado y poder determinar el significado de los reflejos del espejo tecnológico.

Empoderamiento y Competencia Digital en Educación

En el ámbito de la educación, el marco de referencia utilizado en la Unión Europea para estas acciones de empoderamiento, es el Marco de Competencia Digital del Ciudadano, utilizado como base en el desarrollo del Marco Común de Competencia Digital Docente por el INTEF en cooperación con las Comunidades Autónomas (descritos aquí y aquí).

Ha llegado ya el momento de que el empoderamiento digital llegue a toda la población, y esto comienza sin duda por la educación, como así lo reconoce Noruega, quien incluye la Competencia Digital como una de las cinco competencias básicas en el curriculo:

Digital skills are defined as one of five basic skills in Norway’s national curriculum. They are considered fundamental to learning in all subjects as well as a prerequisite for learners to be able to demonstrate their competences and qualifications.

Las preguntas clave

Dicho esto, estas son las preguntas clave planteadas al panel 1: «Vertientes del empoderamiento: variedad de destinos»:

  • El cambio acelerado de la sociedad actual, ¿cómo afectará a las tendencias al empoderamiento de los ciudadanos en la sociedad digital?.
  • ¿Qué características comunes hay que considerar en el empoderamiento digital, con independencia del sector social?
  • ¿Qué características diferenciadoras existen en el empoderamiento digital, según la situación de cada persona y su circunstancia?
  • ¿Cuál es la situación del empoderamiento digital en España en relación con otros países (de Europa y de fuera de Europa)?
  • ¿Cómo deberían prepararse para conocer y actuar ante esta tendencia (el empoderamiento digital) los diferentes agentes sociales: empresas, administraciones,…?

Para responder a estas preguntas, contamos con

Categorías
Educación Sociedad de la Información

Marcos de Competencia Digital en la Educación

Un mundo cambiante

Nuestro mundo está cambiando. La población total se ha multiplicado por tres en los últimos 60 años. Este aumento se está ralentizando: mientras que la una tasa de crecimiento anual era del 2% a mediados del siglo XX, ha ido disminuyendo, y actualmente tiende a valores cercanos al 1%. A su vez, la esperanza de vida ha ido aumentando, sobre todo en Africa y en Asia, confluyendo lentamente hacia los valores, cercanos a los 80 años, de Europa y América del Norte.

Estos cambios vienen acompañados de una transformación social a gran escala; aumento de la migración del campo a la ciudad, lo que provoca el crecimiento de los grandes núcleos urbanos; cambios en la agricultura; cambios en los transportes; generalización de la aplicación de las tecnologías a todos los ámbitos: agrícolas y ecológicos, industriales, sociopolíticos, culturales y personales. Ello también conlleva la aparición de nuevos problemas (o desafíos, como les gusta decir a los anglosajones): cambio climático, escasez de recursos, difuminación de las fronteras (no sólo físicas), nuevos problemas de seguridad a nivel global.

En algunos aspectos, lo característico de esta transformación es que se acelera progresivamente. Y, lo que es más importante, resulta cada vez más difícil predecir el futuro, o más bien, según la tesis de Nassim Nicholas Taleb, el futuro predecible no es lo importante, pues lo que realmente transforma el mundo es el futuro impredecible, “los cisnes negros”.

Vivimos, pues, en un mundo con cada vez más incertidumbre, donde se cruzan diferentes visiones de los mismos hechos pero no incompatibles entre sí, un mundo hiperconectado y por ello ubicuo, donde predomina lo efímero sobre lo perdurable, un estado de “beta permanente”. Es el paradigma VUCA.

La educación, entendida como la base sobre la que la humanidad ha construido su existencia, no puede ser ajena a estos cambios. Para seguir sosteniendo la evolución de la sociedad, la educación debe transformarse profundamente. Las habilidades y competencias de un ciudadano del siglo XXI deben ser muy diferentes de los ciudadanos del siglo XX, no porque tenga que saber cosas diferentes, que también, sino sobre todo porque tiene que estar mejor preparado para enfrentarse a lo desconocido, a tecnologías y profesiones que no existen todavía, a trabajar en cooperación en un mundo hiperconectado, a entenderse con otros provenientes de países y culturas muy diferentes, a relegar las tareas rutinarias a los dispositivos tecnológicos y dedicar su esfuerzo a la resolución de nuevos problemas, nuevos desafíos. Tiene que estar preparado, por ello, a que su desarrollo profesional y personal sea continuo a lo largo de toda su vida, y a cambiar con frecuencia de trabajo, y quizás, de ciudad o incluso de país.

Educación y Tecnología

Ni siquiera estamos hablando del futuro: estamos hablando del presente. Las Tecnologías de la Información (TI) están ya presentes en una abrumadora mayoría de los hogares y las empresas españolas. Según el INE, el 95% de los menores españoles entre 10 y 15 años usan el ordenador habitualmente, y el 65% dispone de móvil, según la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares del año 2015. Los datos del MECD (Estadística de la Sociedad de la Información y la Comunicación en los centros educativos no universitarios, del curso 2014-2015) muestran una disponibilidad de un ordenador por cada tres alumnos, así como un 92,7% de aulas habituales de clase con conexión a internet, y un importante aumento de las conexiones de alta velocidad (>20Mbps) de los centros educativos respecto al curso anterior, pasando del 12,0% al 25,6%.

Esta disponibilidad de tecnología, sin embargo, no parece traducirse, hasta ahora, en una mejora significativa de los resultados académicos, según el estudio de la OCDE “Students, Computers and Learning: Making The Connection. Pero también, en palabras de Andreas Schleicher,

Los sistemas escolares tienen que encontrar maneras más eficaces de integrar la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje para proporcionar a los educadores entornos de aprendizaje que apoyen la pedagogía del siglo 21 y proporcionar a los niños las habilidades del siglo 21 que necesitan para tener éxito en el mundo de mañana.”

El estudio de la UNESCO Replantear la educación también insiste en que:

los educadores, en este nuevo mundo cibernético, están obligados a preparar mejor a las nuevas generaciones de ‘nativos digitales’, para que puedan hacer frente las dimensiones éticas y sociales no sólo de las tecnologías digitales existentes, sino de las que están aún por inventar”.

De hecho, ya se perciben cambios importantes que están teniendo lugar gracias a la aplicación de la tecnología en la educación. El informe Horizon 2016 prevé tendencias a corto, largo, y medio plazo como el aumento de asignaturas específicas de programación (coding), el aprendizaje colaborativo, y finalmente el rediseño de los espacios de aprendizaje, que replantea en el fondo el funcionamiento completo de la escuela.

Existen fuertes presiones para este cambio, que provienen por un lado del mundo laboral, el cual espera cada vez menos trabajadores para hacer tareas repetitivas, de las compañías tecnológicas que demandan más programadores, y de los avances científicos, como en neurociencia que permiten mejorar el aprendizaje gracias al conocimiento del cerebro y de sus mecanismos de funcionamiento.

No obstante este cambio no viene sólo sino acompañado de desafíos, como la necesidad de adaptación y preparación de los docentes en estas nuevas competencias, la necesidad de asegurar la igualdad de oportunidades de los alumnos para el acceso al mundo digital y a las competencias que se derivan de él, y a alcanzar los prometidos logros de la educación personalizada gracias a la aplicación de las TIC en la educación.

La explosión del  mundo digital ha introducido factores nuevos que hay que comprender correctamente para poder incorporar sus ventajas en la sociedad y en la educación. Resulta fácil hacer paralelismos entre, por ejemplo, “comercio” y “comercio electrónico” o “educación” y “educación digital”, pero cuando añadimos la dimensión digital a algunos de los aspectos de nuestro mundo, tenemos que tener en cuenta que el paralelismo es limitado, y sólo si comprendemos las posibilidades y, sobre todo, la forma de aplicar las TIC es cuando podemos aprovechar todas sus ventajas.

Marcos de Competencia Digital

Llegados a este punto, surge la necesidad de adoptar un lenguaje común. Específicamente, necesitamos ponernos de acuerdo en lo referente al significado de las tecnologías digitales cuando las aplicamos en nuestro mundo “real”, y en particular en lo que significa de verdad su utilización, y en concreto, en el ámbito educativo. Según el Parlamento Europeo (RECOMENDACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 18 de diciembre de 2006 sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente (2006/962/CE):

La competencia digital entraña el uso seguro y crítico de las tecnologías de la sociedad de la información (TSI) para el trabajo, el ocio y la comunicación. Se sustenta en las competencias básicas en materia de TIC: el uso de ordenadores para obtener, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y comunicarse y participar en redes de colaboración a través de Internet

Sobre esta base, la UE, a través del organismo de investigación JRC (Joint Research Centre) lleva tiempo trabajando en la definición de la Competencia Digital y su aplicación a diversos ámbitos de la sociedad y en particular de la educación. Así en 2013 publica el Digital Competence Framework for Citizens (DIGCOMP), que actualmente está siendo actualizado (DigComp 2.0).

A su vez, el INTEF, apoyado en esta definición, y a través del Grupo de Trabajo de Tecnologías del Aprendizaje, en cooperación con las Comunidades Autónomas, desarrolla y publica el Marco Común de Competencia Digital Docente (MCCDD), también en 2013. Este Marco viene siendo aplicado desde entonces en el desarrollo de los programas formativos del INTEF, los cuales por supuesto tienen un componente digital importante en todos ellos, no solamente en cuanto a la forma (cursos en línea, cursos abiertos MOOC, NOOC y apps de autoformación para iOS y Android) sino también en cuanto al fondo, esto es, gran parte de los cursos impartidos abordan las competencias digitales y metodologías de aprendizaje innovadoras que son posibles gracias a la aplicación de las tecnologías digitales.

La necesidad de acreditación en competencias digitales para los alumnos de los cursos del INTEF ha llevado a la creación de un servicio de insignias, que almacena y publica las certificaciones digitales de los alumnos, alcanzadas gracias a la realización de los cursos, y la próxima aparición del servicio de Portafolio de Competencias Digitales Docentes.

El MCCDD, así como el marco europeo DIGCOMP están siendo también utilizados por diversas comunidades autónomas, como:

El INTEF también ha propuesto el Marco de Competencia Digital Docente español (ya traducido al inglés) como base para algunos proyectos europeos en los que participa, como el proyecto MENTEP, “Mentoring Technology-Enhanced Pedagogy”. Se trata de un proyecto de experimentación para orientar la mejora de la enseñanza con tecnología- TET – Technology Enhanced Teaching.  Un proyecto en el que participan 15 países, y que coordina European Schoolnet, trabajando para analizar y autoevaluar en qué medida la pedagogía mejora cuando se pone en práctica en las aulas a través de la tecnología.

Ahora bien, la formación del profesorado en competencias digitales no es suficiente para conseguir la introducción de estas tecnologías en el aula. Para que deje de ser un proceso experimental y aislado, toda la organización debe implicarse, y especialmente el centro educativo. Por este motivo, en 2015 se presentó el Marco Europeo para Organizaciones Educativas Digitalmente Competentes, el cual abarca aspectos como infraestructuras, comunicación y colaboración, contenidos y currículo, evaluación, desarrollo profesional, prácticas docentes, y, sobre todo, prácticas de gobernanza y liderazgo.

El 24 de mayo de 2016 el INTEF  celebró una Jornada sobre Organizaciones Educativas Digitalmente Competentes dirigida a responsables del diseño e implantación de políticas educativas en todos los niveles, directores de centros y representantes de grupos de interés del sector educativo, cuya finalidad era presentar el marco, dar visibilidad a las acciones que las organizaciones internacionales y las administraciones educativas están implementando para conseguir los objetivos del marco DigCompOrg, así como la visión de algunos representantes del sector empresarial y educativo.

No debemos cerrar este capítulo sin mencionar el Marco de competencias de los docentes en materia de TIC de la UNESCO, que se presentó por vez primera en 2008, y que recientemente se ha publicado la versión 2.0. Se trata de un marco que incluye aspectos de pedagogía y organización, por lo que está a caballo entre los marcos europeos del ciudadano y de las organizaciones.

Ideas para el presente y el futuro

Se suele admitir que la aplicación de las TIC es un importante motor de la Innovación. Sin embargo, la innovación no es un resultado automático del mundo digital. Se trata más bien de un proceso, que tiene sus propias reglas, y que se puede aprender y se debe enseñar. La generación de ideas nuevas y su aplicación, siempre con el objetivo de mejorar algo, es también algo que implica a la organización y no sólo al individuo.

Por otra parte, el proceso de incorporación de las TIC en la enseñanza tiene diferentes etapas, pues se puede realizar de manera progresiva. Un buen marco de referencia es el modelo SAMR (sustitución, aumento, modificación y redefinición), siendo estas dos últimas etapas donde realmente se aprecia las ventajas de las tecnologías digitales. Por desgracia, inicialmente, las TIC en la educación se suelen situar en las dos primeras, por lo que es necesario tener la visión final de adonde queremos llegar y el camino a recorrer.

En este camino, podemos formular un conjunto de principios como los siguientes:

  • Poner el foco en la mejora de la educación mediante el uso de las TIC.
  • Con el objetivo de la preparación integral de los alumnos para la sociedad que les espera.
  • Basado en la formación de los docentes como catalizador que les permita aprovechar las TIC en aras de alcanzar el objetivo.
  • Consiguiendo que la tecnología sea transparente, funcionando como se espera, sin complicaciones.
  • Proporcionando versatilidad en el uso de los recursos educativos digitales: libertad de cada docente para elegir y organizar los más apropiados en cada caso.
  • Realizando la planificación y ejecución en base a proyectos educativos.
  • Involucrando en la estrategia a toda la organización para que sea viable.
  • Y evaluando los procesos y resultados para poder mejorar y adaptarse a los cambios.

Nadie dice que este camino sea sencillo. Un elemento esencial es la gestión de la complejidad. En el mundo educativo intervienen muchos agentes: docentes, alumnos, y familias. Pero también las diversas Administraciones, y otras organizaciones, así como las empresas privadas del mundo educativo y del mundo tecnológico. Difícilmente pueden salir adelante los proyectos sin la colaboración de todos.

Y tampoco se pueden diseñar soluciones tipo “rodillo” ya que la complejidad se extiende a todos los niveles. Dos alumnos no son iguales, al igual que dos clases son diferentes entre sí, lo que también pasa con los centros educativos, con las administraciones y con los países. Puede haber soluciones que funcionen en un contexto y no en otro. Por ello es necesario el esfuerzo y la flexibilidad a todos estos niveles, aprovechando los factores comunes, pero dejando espacio para los factores diferenciadores.

Quizás la clave del éxito sea utilizar un proceso o ciclo de mejora contínua, que se utiliza habitualmente en ámbitos de gestión, en el que, tras el planteamiento de los objetivos, se prepara el plan valorando las diferentes alternativas, se aplica, se miden los resultados, se evalúan, y  finalmente se reflexiona sobre el logro de los objetivos así como la posible redefinición de los mismos. Este proceso se puede aplicar en todos los niveles y para todos los proyectos, y su repetición da, a largo plazo, buenos resultados.

Conclusión

Empezábamos el artículo hablando del cambio acelerado y terminamos hablando de la gestión de la complejidad. Del fructífero libro “El Cisne Negro” antes mencionado, extraigo esta cita:

El gran entrenador de béisbol Yogi Berra tiene su dicho particular: «Es difícil hacer predicciones, en especial sobre el futuro»

En este texto hablamos mucho sobre el futuro, pero sería un error intentar predecirlo, y por lo tanto, diseñar nuestros planes sobre exclusivamente sobre la base de lo que creemos que va a suceder. Más bien pretendemos hablar sobre cómo deberíamos vivir nuestro presente para estar preparados para el futuro, esencialmente incierto. Ello implica, fundamentalmente, una actitud de estar siempre alerta, de escuchar todas las señales, tanto las que nos gusten como las que no, y del preguntarse “¿qué pasaría si…?” y después experimentar.

NOTA: Este texto está basado en la charla impartida el pasado 14 de septiembre en el marco del Congreso CEDI en Salamanca, cuyo PowerPoint de apoyo enlazo a continuación.