Categorías
formación Turismo

Formación turística y aprendizaje digital: seguir adelante a pesar de la incertidumbre

La situación excepcional que, por un lado, ha obligado a muchas personas a suspender sus actividades laborales, y por otro, las ha cometido a un confinamiento hogareño, ha despertado la necesidad de aprender, aprovechando el tiempo y la oportunidad, e inevitablemente, por medios exclusivamente digitales.

Al igual que comentaba recientemente en el artículo Teletrabajo en las AAPP: Visiones desde la trinchera, la tecnología -es decir, los medios- pero también la metodología -es decir, la forma- para aprender a distancia sobre (casi) cualquier materia, llevan tiempo disponibles y en funcionamiento, aunque con una utilizacion minoritaria hasta hoy.

Pero la oportunidad la pintan calva, así que, el pasado 1 de abril la Secretaría de Estado de Turismo lanzó un conjunto de acciones formativas en el programa Anfitriones Turismo, para combatir los efectos de la crisis del COVID-19, consistentes en:

  1. Acelerar la celebración de los cursos ya programados, para que aquellos ya estaban inscritos aprovechen las situaciones de confinamiento generalizadas.
  2. Aumentar la capacidad formativa, mediante la convocatoria de nuevos cursos y ampliacion de capacidad de los cursos existentes, tanto de los cursos tutorizados como de los cursos MOOC, y
  3. Publicar los materiales formativos de Anfitriones con una licencia abierta, para lo que se ha elegido Creative Commons – Reconocimiento – Compartir Igual. El motivo detrás de esta acción es poner en valor, mediante su difusión, el conocimiento acumulado durante varios años en los que se han diseñado y aplicado estos materiales. Son materiales financiados con fondos públicos, y su difusión es una forma de devolver valor a la sociedad que ha pagado por ellos.

¿Tienen valor los materiales formativos de Anfitriones por si mismos?. Sí, por dos motivos: el primero es que la formacion y el aprendizaje no son únicamente acciones formales programadas. Se puede avanzar mucho en tareas de auto aprendizaje si el interesado busca y aplica informacion útil y contrastada. Y segundo, estos materiales también pueden ser aprovechados por acciones formativas de otros, no sólo de la Secretaría de Estado, y en estos momentos, todas las acciones suman al objetivo común: estar preparados para el futuro.

Alumnos AnfitrionesAnfitriones Turismo es un programa formativo en calidad turística activo desde 2014. Su impacto es relativamente modesto, pues casi no alcanza los 10.000 alumnos, en una población objetivo de trabajadores turísticos que superó los 2,65 millones en 2018.

Ahora bien, en 2019 se inició una reforma metodológica de Anfitriones con el objetivo de incrementar el impacto y el alcance del programa. Para ello nos centramos en la formacion on-line, cuestión inevitable para un programa dirigido a todo el territorio. Pero, además, se comenzaron a impartir cursos MOOC (del inglés Massive Open Online Courses), que son mucho más escalables, lo que permite, con los mismos recursos, alcanzar una base mucho más amplia.

La filosofía de un MOOC cambia radicalmente frente a un curso tradicional: ya no es un profesor transmite su sabiduría a los alumnos; en estos cursos, son los alumnos los que tienen la iniciativa, los que buscan el aprendizaje. Por ello, se les proporcionan objetivos en forma de retos, se les orienta, y deben buscar, entre las referencias proporcionadas, pero sobre todo, en el conocimiento colectivo que poseen sus propios compañeros de curso, las respuestas a los objetivos de aprendizaje planteados.

En 2020, al programa formativo en calidad turística Anfitriones se ha incorporado un nuevo MOOC para el aprendizaje de las Competencias Digitales Turísticas. Todas estas mejoras, han conseguido que, hasta el pasado 8 de abril, se hayan superado las 2.593 inscripciones en la edicion de primavera de Anfitriones, de ellas, casi la mitad (1.277) se han producido en los cursos nuevos y ampliados que forman parte del Plan de Choque de Anfitriones con motivo del COVID-19, y que superan ampliamente el total de 1.815 inscripciones realizadas en 2019.

Termino con una reflexión sobre la utilidad de realizar ahora actividades formativas en una materia con un futuro tan incierto actualmente como es el turismo.

En mi opinión, hay dos motivos por los que esta formacion es muy positiva, más allá de ocupar el tiempo de confinamiento. El primero es que, sea cual sea el modelo turístico que surja tras esta crisis, estarán en él, en primer lugar, los mejor preparados. El que se abandone ahora, habrá perdido un tiempo y una oportunidad inmejorable. El segundo motivo es que este aprendizaje, como la mayoría de los aprendizajes en competencias y habilidades, no sirve solamente para el turismo. Muchas de las enseñanzas aprendidas sirven para casi cualquier actividad. Técnicas de comunicacion, gestión de equipos, inteligencia emocional, por no hablar de aspectos como sostenibilidad, accesibilidad y competencias digitales, son imprescindibles para cualquier profesion o negocio. Estos aprendizajes siempre van a ser útiles, por muchas vueltas que dé el mundo a nuestro alrededor.

Para los interesados, recomiendo tres recursos digitales muy oportunos sobre el tema:

En fin, seguiremos trabajando en este proceso de adaptación contínua, que es en el fondo en lo que se basan todos los sistemas de gestión de la calidad: evolucionar para adaptarse en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo.

Categorías
Administración Electrónica

De la Eficacia y la Eficiencia de las TIC en las AAPP

Dice , en su preámbulo, la Ley 11/2007, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos

… El mejor servicio al ciudadano constituye la razón de la reformas que tras la aprobación de la Constitución se han ido realizando en España para configurar una Administración moderna que haga del principio de eficacia y eficiencia su eje vertebrador siempre con la mira puesta en los ciudadanos. Ese servicio constituye también la principal razón de ser de la Ley de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos que trata, además, de estar a la altura de la época actual.

Estos dos términos tan administrativos están por cierto particularmente adaptados al papel que pueden jugar las TIC en las Administraciones Públicas.

Dice el RAE:

eficacia. (Del lat. efficacĭa). 1. f. Capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera.

En términos administrativos, podemos decir que la eficacia no es más que la capacidad de conseguir los objetivos propios de la Administración. Así por ejemplo, en un programa de subvenciones, la eficacia consistiría en conseguir que se concedan las subvenciones a los solicitantes legalmente autorizados para ello, y que no se concedan a los que no lo están. Y, lo que es muy importante, en tiempo y forma.

Este principio está, además, recogido en el artículo 103.1 de la Constitución Española: “La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa deacuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización,desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho”.

Poniéndolo en negativo, la ineficacia es cuando no se consiguen los anteriores objetivos; por ejemplo, en el caso de las subvenciones mencionado, cuando se entregan a los que no están legalmente autorizados, o cuando no se entregan a los que lo están, o cuando se entregan, pero tan tarde o de forma tan “ineficaz” que no sirven al fin para el que se concedió la subvención.

La eficiencia, en cambio, es un término más ingenieril. Dice la Wikipedia:

En economía, la eficiencia es la relación entre los resultados obtenidos (ganancias, objetivos cumplidos, productos, etc.) y los recursos utilizados (horas-hombre, capital invertido, materias primas, etc.).

Son, como vemos, cosas bien distintas. Se puede decir que la eficacia es un concepto que se dirige “hacia afuera” pues está relacionado con el resultado de lo que hacemos. En cambio la eficiencia es más hacia adentro, pues está relacionado con el cómo lo hacemos.

En estos tiempos de ajuste que corren, se nos pide a los funcionarios que mantengamos la eficacia (o sea que sigamos haciendo nuestro trabajo) pero con una mayor eficiencia (o sea con menos recursos).

¿Pueden hacer algo las TIC para mejorar la eficacia y la eficiencia de las Administraciones?.

La eficacia, tal y como yo la entiendo, tiene que ver fundamentalmente con el concepto de alineamiento con el negocio. Este concepto, tan de moda últimamente, está relacionado a su vez con la orientación a servicios: “El CIO debe orientar la organización TIC hacia la prestación de servicios”, según Eladio Quintanilla. Para ello, es imprescindible que el Director o Subdirector de Informática participe en la toma de decisiones del organismo, que conozca las necesidades de primera mano, que sea consultado antes de iniciar nuevos proyectos o iniciativas, sean de carácter organizativo, legal u operativo. En definitiva el CIO Administrativo debe estar sentado en el Comité de Dirección del organismo en el que trabaja.

La eficiencia, en cambio, tiene que ver más con la Gestión de la Calidad. La correcta gestión de la calidad sigue siendo una asignatura pendiente en muchas unidades de informática de la Administración. Según SOGETI, el 80% del coste de desarrollo de software se gasta en identificar y corregir defectos. Además, el coste aumenta a medida que se avanza en el proyecto. Así, un defecto detectado en la fase de requerimientos cuesta 40€, en diseño 120€, en pruebas e integración 480 € y hasta 3.800 € si se detecta en producción. De modo que la implantación de modelos de calidad no es un lujo, es probablemente la mejor manera de reducir costes en los proyectos de desarrollo de software en las Administraciones.

La Gestión de Proyectos, a su vez, tiene importancia tanto para la mejora de la eficacia como de la eficiencia de las unidades TIC en las Administraciones. Una mala, o inexistente, gestión de proyectos, produce efectos indesados como resultados esperados que no se cumplen, efectos colaterales en otros sistemas, alargamiento de plazos, aumento de los costes esperados, en definitiva una serie de problemas que estamos demasiado acostumbrados a ver todos los días.

Así pues, en tiempos de crisis (Crisis=Cambio) es necesario plantearse qué podemos hacer con las TIC para mejorar la eficacia y eficiencia de las Administraciones. Se dice que las TIC sólo mejoran las organizaciones si su implantación se realiza acompañada de los correspondientes cambios. Aquí hemos indicado algunas ideas sobre posibles cambios a aplicar. ¿Se os ocurre algún otro?.