Categorías
Administración Electrónica

La eAdministración a debate

Antonio Fumero recomienda, en Divergencia a pasarse el jueves día 5 de junio, a las 19:00, a tomarse unas cañas por el Fish Club , invitados por el fiap y con la e-Administración a debate. Como aperitivo propone leer la última aportación de Yanina “¿El ciudadano electrónico?“.

El artículo de Yanina habla de las tres EEe que marcarían el impacto de la Tecnología en las AAPP: a) permitir, facilitar y ampliar el acceso a la información (Eficacia), b) mejorar las prestaciones (Eficiencia), y c) paliar el déficit democrático mediante el incremento de la participación ciudadana en la toma de decisiones y la presentación de propuestas que sean consideradas (eDemocracia).

El artículo es ligeramente crítico con la forma en que se han hecho las cosas hasta ahora (“el foco se ha puesto en la electrificación per se más que en una apuesta por la innovación democrática en general“) y comparto su filosofía general. Hay algunos detalles que sin embargo no percibo igual. La LAECAP no es una “ley de acceso a la información” sino de acceso a los servicios, lo cual implicaría servicios electrónicos finales transaccionales, lo cual incluye obviamente el acceso a la información y otras medidas de transaparencia administrativa.

Vuelve a sacar el tema, debatido en algunos foros, de la oportunidad perdida de fijar estándares abiertos en ésta ley como una garantía para los ciudadanos. Me parece sin embargo que en esta ocasión la ley ha apostado por un enfoque pragmático, soslayando esta cuestión, que quizás en otros foros sea más pertinente: no impidiendo el uso de estándares abiertos, cuando y donde los haya, pero no forzando y comprometiendo los servicios a los ciudadanos en virtud de la utilización de estándares abiertos cuando no existen o no son de uso generalizado.

A renglón seguido critica la burocracia y descoordinación actual. Para remediarla haría falta un cambio: “Y éste cambio es político más que tecnológico y requiere de una gran implicación de los funcionarios“. Pero yo diría que hace falta un cambio organizativo y cultural, apoyado políticamente por supuesto, pero liderado por los funcionarios. Cosa difícil ésta (más adelante Alorza nos dá unas pistas).

La filosofía de la administración burocrática, la administración de los procedimientos, viene de lejos, nada menos que de la época de los franceses. Alorza hace una extraordinaria reflexión sobre la evolución de la función pública en funkziona web!: nuevas habilidades para una concepción relacional del trabajo público. La presentación que ha preparado para el II Congreso de la excelencia en la Gestión en las Administraciones Públicas, no tiene desperdicio.

Los que seguimos las reflexiones y el debate en la blogosfera pública pensamos que ésto no es más que el principio. Que la Administración, sea porque “sigue a la sociedad como la sombra al cuerpo“, sea porque está obligada también, y aunque parezca un contrasentido, a liderar el cambio social, estamos planteando nuevas visiones.

No son las visiones del ingeniero o del abogado. No son las visiones donde sigue habiendo una nítida distinción entre el Administrador y el Administrado. Son más bien las visiones del funcionario comprometido, del trabajador, del hombre de la calle, o del (ójala) político. Como dice Alorza: el nuevo funkziona web! debe escuchar, relacionarse, conversar, coproducir.

Si la tecnología puede enseñarnos algo, será que el mundo actual está cambiando, pero no cambiando hacia una nueva sociedad de tipo N+1, sino hacia una nueva sociedad del cambio.

Categorías
Empresa Innovación

Blogs y Empresas

En un día como hoy, en que Odilas me invita a celebrar el “Día Mundial de la Diversión en el Trabajo” subido en una máquina fregasuelos recorriendo raudo mis dependencias, como si del Mayor Kong se tratase, voy sin embargo a comentar, con algo de risa floja hablando de un asunto serio, la presentación ayer en el Guggenheim del libro “Manual de uso del blog en la empresa” de Alberto Ortiz de Zárate.

ColasDe las colas para asistir al evento daremos fe por terceros; no cabe dudarlas, mas si acaso no tanto por el libro, sea virtual o material, como por la jarana y networking asociados y siempre buscados.

En cuanto al objeto en sí, disponible como Creative Commons, cabría entender su primera mitad como una progresiva introducción y pontificación al mundo de los blog. En su inicio, no obstante, presenta una nueva visión, casi poética, de los mercados, basada en The Cluetrain Manifesto. Podemos hacernos una idea acerca del contenido del manifiesto leyendo las seis primeras tesis:

  1. Los mercados son conversaciones.
  2. Los mercados consisten en seres humanos, no en sectores demográficos.
  3. Las conversaciones entre seres humanos suenan humanas. Se producen con una voz humana.
  4. Ya sea transmitiendo información, opiniones, perspectivas, argumentos en contra o chistes, la voz humana es abierta, natural, sincera.
  5. La gente se reconoce como tal por el sonido de esta voz.
  6. Internet hace posible tener conversaciones entre seres humanos que simplemente eran imposibles en la era de los medios masivos de comunicación.

Va poco a poco entrando en materia y acierta a reflejar una cierta categorización de los Blogs Corporativos (tomada de Los blogs en la comunicación empresarial en España, BPMO):

Blogs externos:

  • Blogs de ventas o de marketing: herramienta de comercialización tanto para las fases de diseño, como para el apoyo a un producto o servicio puesto en el mercado.
  • Blogs con enfoque relacional: aspiran a crear y mantener una relación más estrecha con las audiencias clave de la empresa.

Blogs internos:

  • Blogs para compartir conocimiento: permiten al experto en una materia difundir sus conocimientos de una manera más dialogada y natural.
  • Blogs con enfoque colaborativo: aspiran a crear y mantener una cultura corporativa más comunicativa y colaborativa.

Más adelante, y hablando de la comunicación de las empresas, cita de nuevo al mismo libro:

«La mayor parte de las empresas españolas utilizan un modelo de comunicación lineal que tiene como objetivo la generación y el envío unidireccional de información de la empresa (notas de prensa, ruedas de prensa, campañas de publicidad, etc.) con poco o casi ningún tipo de feedback del público receptor de sus mensajes corporativos»

Para demostrar que los blog son una eficaz herramienta de comunicación para la empresa describe el proceso de networking social, (usando la herramienta TouchGraph ya comentada en éste blog) y luego hace uso de la teoría de la larga cola: «Los productos que tienen baja demanda o un volumen de ventas bajo componen colectivamente una cuota de mercado que rivaliza o incluso supera los relativamente escasos productos de venta masiva».

Pero el núcleo duro del libro no podía dejar de entroncar los blog en la empresa con los procesos de innovación:

“En el contexto de la globalización, en un mundo donde casi cualquier ventaja competitiva puede ser imitada y producida a menor precio, parece que hemos alcanzado el consenso de que las empresas de los países más desarrollados deben concentrar sus esfuerzos en la innovación.”

“Los blogs presentan puntos fuertes y debilidades como plataformas de trabajo en equipo. Tal vez el aspecto más positivo sea que fomenta las conversaciones en primera persona, lo que puede tener un efecto motivador, si lo comparamos con otros tipos de modelos de colaboración donde la voz individual queda oculta en la del grupo. Pero hay que reconocer que existen mejores herramientas para construir un producto en equipo. Por ejemplo, los wikis: sitios web que pueden ser editados por varias personas.”

Finaliza por fin mentando la Empresa 2.0, con expresa referencia al movimiento Open Business, un modelo de negocio abierto, apoyado en la red, compartiendo el conocimiento, donde las fronteras empresariales se diluyen, y se fomentan las relaciones P2P en las empresas. Creo aquí percibir un tendencia también presente en el libro que inspiró mi post Democratizar la Innovación.

Como buen producto de la era 2.0, el libro está cargado de citas y referencias muy útiles, aunque, y sólo sea por poner una pega, los enlaces están segregados del texto y agrupados al final. ¿No hubiese sido posible ponerlos en el mismo lugar donde se citan, aun a costa de tener que publicar diferentes ediciones virtual y real?

Bueno, Alorza, ¿ha sido casualidad o resolución que casi todo lo que he leído del libro se pueda aplicar igual a las empresas y a las Administraciones Públicas?