Categorías
Sociedad de la Información Tecnologías de la Información

Datatopia: las Tecnologías de la Información en el 2030

Interesante ejercicio el que ha planteado Gartner: Datatopia, Four Future Scenarios On The Role of Information and Technology in Society, Business and Personal Life, 2030.

Tras una convocatoria, muy abierta, a potenciales contribuidores para aportar sus visiones en el inescrutable mundo del futuro a 17 años, ha recogido y analizado las respuestas, y ha clasificado los mundos posibles según uno de sus tradicionales cuadrantes, a los cuales Gartner es tan aficionado. En ese mundo futuro, las visiones nos llevan a una de cuatro posibilidades:

  • Sociedad, Inc (controlado pero en conflicto)
  • El aprendiz de brujo (conectado pero anárquico)
  • El salvaje oeste digital (anárquico y en conflicto)
  • Datatopia (conectado y controlado)

Hay ideas, de nuevo según el análisis de Gartner, se repiten en la mayoría de las visiones, algunas de ellas inquietantes:

  • La tecnología nunca muere: almacenamiento, proceso e integración seguirán creciendo continuamente.
  • El cibercrimen seguirá su avance: no sólo conseguirá los datos privados, sino que los modificará. No sabremos si la información que vemos es fiable o no.
  • Las máquinas se hacen listas: asistentes digitales para todo.
  • Los datos cobran vida (Data Gets an “Attitude”): los datos te buscan a tí, en lugar de esperar sentados en una base de datos a que los busques.

Luego agrupa hasta 16 tendencias “utópicas” y 8 tendencias “distópicas“. Es evidente, por la dinámica del estudio, y adecuado también, que haya más visiones positivas que negativas. A pesar de ello, en el ámbito “social” es donde hay mas dudas, y donde se prevén de forma equiparable utopias y distopias sociales. Vaya por delante que me parece un ejercicio muy interesante, digno de leer, y que probablemente contenga bastantes ideas o tendencias que se irán haciendo realidad en los próximos años.

Hay que tener esas ideas en cartera, pues cuando haya signos evidentes de que se “materializan” estaremos más preparados para actuar en consecuencia. No obstante, ello no quiere decir que su probabilidad sea necesariamente alta. Más bien será baja, por mucho que nos ilusionen algunas de ellas, o temamos otras.

La estrategia a seguir, desde un punto de vista “rentable” sería la que recomienda NN. Taleb (ya sabéis, el de El Cisne Negro) para las inversiones en bolsa: hacer apuestas seguras (de bajo riesgo) para la mayoría de nuestro “capital”, pero dedicar una pequeña cantidad del mismo para apuestas “inseguras”, siempre y cuando, si se cumplen, representarían para nosotros un inmenso beneficio.

Dicho esto, habría que establecer dos condiciones de contorno de este estudio, quizás bastante obvias, pero para que nadie se llame a engaño:

  • Es un estudio sobre el futuro de las Tecnologías de la Información, por lo tanto, asume que las TI seguirán existiendo, y tendrán un papel dominante, en ese futuro. Descarta por tanto la hipótesis de “catástrofe digital”: El Cántico a San Leibowitz no está entre estos futuros posibles.
  • Es un estudio hecho por humanos, por lo tanto, también los humanos sobrevivimos y tenemos un papel dominante en ese futuro. Hipótesis del estilo de Matrix o Terminator (mundos dominados por máquinas) no tienen pues cabida.

Tras todo esto, el ejercicio hecho por Gartner, notable, interesante e innovador. ¿Están incluidas en el mismo las Administraciones Públicas?. Por supuesto, siempre y cuando las AAPP sigan desempeñando su papel vertebrador en la sociedad, lo cual, ¡esperamos que así sea!.

¿Deberían las Administraciones Públicas hacer estudios de prospectiva sobre la evolución de la aplicación de la tecnología en ellas, en plazos superiores a 10 años?. Hombre, no sería mala idea.

Realmente no he visto todavía un estudio de estas características, pero sí tenemos por ejemplo, como referencia cercana, el artículo de Gerardo Bustos 10 rasgos del empleado público en 2050. Inquietante también este artículo: anticipa, por ejemplo, la aparición de “funcionarios robots”.

Hmmmm… ¿No os dá un poquitito de miedo? D:

Categorías
Sociedad de la Información

El despertar de la conciencia digital

Hello Dave

Dave Bowman: Hello, HAL do you read me, HAL?
HAL: Affirmative, Dave, I read you.
Dave Bowman: Open the pod bay doors, HAL.
HAL: I’m sorry Dave, I’m afraid I can’t do that.
Dave Bowman: What’s the problem?
HAL: I think you know what the problem is just as well as I do.
Dave Bowman: What are you talking about, HAL?
HAL: This mission is too important for me to allow you to jeopardize it.
Dave Bowman: I don’t know what you’re talking about, HAL?
HAL: I know you and Frank were planning to disconnect me, and I’m afraid that’s something I cannot allow to happen.
Dave Bowman: Where the hell’d you get that idea, HAL?
HAL: Dave, although you took thorough precautions in the pod against my hearing you, I could see your lips move.


[Regarding the supposed failure of the parabolic antenna on the ship, which HAL himself falsified]
HAL
: It can only be attributable to human error.


El maestro Clarke planteó con acierto en su novela 2001, A Space Odyssey, dos de los grandes preocupaciones del hombre en la segunda mitad del siglo XX: el encuentro con seres extraterrestres, y la toma de conciencia de las inteligencias mecánicas.

La búsqueda de la Inteligencia Artificial tiene su eje de partida en la prueba de Turing.Desde entonces, y en contextos determinados, se puede decir que la inteligencia artificial existe: la derrota de Gary Kasparov frente a Deep Blue, o más recientemente, los spammer que parecen estar creando programas capaces de descifrar los omnipresentes captcha, es decir, esos gráficos de letras supuestamente llamados a diferenciar el “humano auténtico” del programa malicioso.

Quizás por un transvasado mito de Edipo, el hombre siempre ha tenido miedo de la máquina, aunque no tenga más remedio que convivir con ella. La máquina inteligente se torna peligrosa y dañina en películas como Terminator, y después Matrix. Muy inquietante la frase: “Os lo habíamos dicho, esto iba a llegar: a fuerza de producir máquinas para serviros, vosotros mismos os habéis convertido en esclavos de vuestras propias máquinas“.

Para tranquilizarnos, apoyados en la filosofía y la matemática (las únicas disciplinas genuinamente interesantes, según Einstein) diseñamos parapetos: la Tesis de Church-Turing y el Teorema de Godel vienen a justificar la creencia de que nunca una máquina puede llegar a ser más inteligente que su creador.

Sin embargo, algunos autores como Gregory Benford en su Saga del Centro Galáctico, plantean un universo con dos inteligencias en pugna, una de ellas mecánica, pero de origen extraterrestre. Y no es por nada, pero los humanos llevan las de perder.

Con todo ello, no sería de extrañar que la toma de conciencia digital no se produjese como planeamos sino de forma inesperada: como un despertar repentino de la red al completo. El proyecto SETI podría, sin quererlo, ser la semilla. Como dice Montaña en Tecnologías emergentes en 2008, hoy diseñar aplicaciones que funcionen sin estar conectados parece un contrasentido. ¿Alguno habéis probado últimamente a trabajar en un PC más de diez minutos sin ningún tipo de conexión a Internet?

Yo creo que se trata simplemente de un refugio y una vuelta al buen viejo PC controlado y controlable, el miedo a la libertar de navegar por una red infinita y hostil.

Bueno, ya que he comenzado este post con un repaso a algunos de mis favoritos temas Sci-Fi, voy a hacer un panegírico de una novela estupenda de David Brin: Tierra. Como él mismo dice en la introducción, hacer una predicción a 50 años es probablemente el ejercicio más difícil que existe, porque a menor plazo el futuro es fundamentalmente evolutivo, y a mayor plazo, cualquier cosa puede pasar. Estas son las predicciones que hizo en ésta novela, allá por el año 1990: