Skip to content

Antena 3 publica un email del juez Tirado

Martes, 13 enero, 2009

sobre1Observo con estupefacción cómo, a mediodía de hoy, y en horario de máxima audiencia, el programa “Antena 3 noticias” difunde la siguiente noticia:

Rafael Tirado ha querido mostrar su apoyo al resto de jueces difundiendo un comunicado en el que asegura que está completamente de acuerdo con la huelga convocada por sus compañeros.

El juez ha enviado un correo electrónico en el que afirma: “¡A la huelga! Todos, sin miedo, sin odio, sin rencor, vamos a decirle al ciudadano la verdad. Sigo insistiendo, no estamos solos y ahora les toca a ellos. Mis hijos han dicho: ¡Papá, adelante!, y su padre no va a dar ni un paso atrás”.

De ser cierto, Antena 3 podría estar cometiendo al menos dos delitos:

  • Acceso al correo personal de un juez
  • Difusión pública de su contenido

En todo caso pronto veo el motivo de publicar ésta noticia: a renglón seguido, a Antena 3 le falta tiempo para promocionar la nueva película que está rodando, relatando los hechos del “caso Mariluz”. Caso que todavía está sub judice, pero no parece ser obstáculo para rodar una película sobre el mismo. Aunque la historia o los detalles que se relate en la película resulten ser erróneos, seguramente se venderá bien.

El País de hoy es un poco más explicito:

El mensaje va dirigido a una juez que previamente ha remitido un texto a varios destinatarios y en el que indica: “El compañero Rafael quiere hacer un apoyo explícito de la huelga. Contesta a este mensaje dando al botón responder a todos, Rafael”.

Al menos el País no da a entender que el mensaje de Tirado estaba destinado a su difusión pública, sino que sería enviado a otro compañero. 

En todo caso me parece inadmisible que se difundan públicamente los contenidos del correo electrónico de nadie, sea juez o barrendero, sea el correo corporativo o el Gmail. 

Cito alguna de las referencias que lo avalan:

…el correo electrónico es un medio de comunicación protegido por el derecho al secreto en las comunicaciones (art. 18 de la Constitución Española). Se encuentra protegido no por el derecho fundamental a la intimidad, sino al secreto de las comunicaciones. En este sentido, dicho derecho se refiere a cualquier procedimiento de comunicación privada. La Constitución no menciona al correo electrónico pero no se restringe ese derecho a ninguna de las formas posibles…

Es obvio que ninguno de los medios revela sus fuentes, pues de hacerlo la posible culpabilidad se podría extender a las personas que hayan revelado ésta información.

En curioso contraste, en el mismo noticiario, Antena 3 solicita mucha precaución a los usuarios de correo electrónico, relatando el intento de extorsión mediante la información obtenida por acceso al correo de David Bisbal.:

Los detenidos sustrajeron información de una cuenta de correo que el cantante utilizaba principalmente para sus relaciones profesionales con su productora discográfica.

A los detenidos se les considera presuntos autores de los delitos de extorsión, chantaje y apoderamiento del correo del cantante.

Me imagino que sin embargo en este caso, en la opinión de los periodistas de Antena 3, a los malandrines que accedieron al contenido de su correo sí se merecen que se les aplique todo el peso de la ley.

Ya lo decíamos hace poco en El Email: una pieza clave en el funcionamiento de las Administraciones y además de lo dicho entonces, abogo porque en éste caso se tomen medidas y no se permita la sensación de impunidad que produce la difusión pública de los mensajes privados  de correo electrónico de los ciudadanos españoles.

6 comentarios leave one →
  1. Martes, 13 enero, 2009 8:20 pm

    Estoy totalmente de acuerdo. Me parece inadmisible que un medio de comunicación publique correos personales.

    La segunda derivada es que hay que tener cuidado con lo que se dice en correos que pueden ser reenviados de forma masiva.

    También hay que tener cuidado, incluso, con los que no están destinados a su distribución masiva, porque nunca sabe uno cómo de cuidadoso será el destinatario directo de nuestro correo.

    A mi ya me ha pasado con algún correo que ha llegado a algún destinatario que no tenía previsto. Nada grave, pero de haberlo sabido, no lo habría escrito en el mismo tono. En fin, que hay que tener cuidado.

  2. Andres Nin Pérez permalink
    Martes, 13 enero, 2009 9:34 pm

    Realmente vergonzoso el tema. Cada uno puede tener la opinión que quiera al respecto de si el juez de marras cumplió o no con sus obligaciones en el “caso Mariluz”. Pero llama la atención que se vea como grave violar el correo de un miembro de la farándula y sin embargo no se vea como grave violar el de un juez.

  3. Morgana permalink
    Martes, 13 enero, 2009 10:52 pm

    Yo tengo una duda que me ha surgido a raiz de este post: si yo reenvio un mail personal que me envia un compañero a otros compañeros no cometo delito alguno. ¿Y si lo reenvio masivamente? ¿Y si lo publico en mi blog? ¿y si tengo una columna en un periodico y lo publico en la misma?

    ¿Donde está la frontera?

  4. Paloma permalink
    Miércoles, 14 enero, 2009 7:57 am

    Para mi tiene dos lecturas. La primera es la presunta violación de un derecho Constitucional a la privacidad de tu correo, en éste caso electrónico (cómo abrirte una carta y además publicitarla).

    La segunda en clave politica. Que no es otra que deslegitimar en lo posible, la más que presumible huelga de jueces en España. ¿Cómo?, dándo a conocer a la opinión pública la posición del Juez más señalado en negativo, del momento.

    Dirá el “sabio”: ¡encima de dejar en la calle a presuntos asesinos de niñas, quieren hacer huelga!. Y yo que en politica no creo en las casualidades.

  5. Miércoles, 14 enero, 2009 8:29 am

    Está claro que ésta es una escaramuza más de la guerra entre el poder político (incluidos los poderes mediáticos afines) y el judicial. Pero no todo vale en esta guerra. En particular no se pueden allanar alegremente los derechos reconocidos en la Constitución.

    Morgana, cuando reenvías un correo a otro (costumbre que hacemos demasiado frecuente e inconscientemente) pasan dos cosas:

    – Asumes la autoría de la totalidad del mensaje, incluida la citación al mensaje anterior. De hecho, puedes haber modificado la citación antes de reenviarla, con lo que la presunción de autenticidad se pierde.

    – El mensaje sigue siendo secreto. Desde luego, en mis clientes de correo (y mira que he usado muchos) nunca ha aparecido el botón “publicar” o “difundir”, el único botón que aparece es “enviar” y siempre se envía a una o varias personas, o a veces a una lista, que obviamente es finita y acotada.

    A mi desde luego no me gustaría que nadie publicase un mensaje de correo mío en un blog o en un periódico sin mi consentimiento. Por supuesto me reservo el derecho a las acciones legales pertinentes en su caso.

    Es una deformación interesada del lenguaje el decir “el juez ha difundido por correo electrónico” porque no existe esa posibilidad en el correo electrónico. El correo electrónico no es un medio de difusión.

    Lo que se podría decir es: “Fulanito de tal, redactor de este periódico, ha recibido un mensaje de correo electrónico, proveniente de quien afirma ser el Juez Tirado, donde nos pide que publiquemos la siguiente información…”

    Lo que seguramente pasa es que este mensaje ha salido de alguno de los espías que tiene El País, como supongo que la mayoría de los medios, en algún lugar del Ministerio de Justicia, y que ha recibido uno de los reenvíos que, en todo caso y me imagino, no estaban destinados a su exhibición pública.

    Obviamente El País no va a desvelar la identidad del espía ni los medios por los que ha conseguido la información. Basta con su prestigio como medio de comunicación nacional para dar verosimilitud y solvencia a la información, que ya desde aquí y ahora afirmo que está manipulada.

    Para empezar la primera manipulación es mostrar sólo una parte del mensaje, ocultando el resto que no le interesa al periódico mostrar.

    Algún día contaré otra anécdota de hace años relativa a informaciones falsas que publicó ese mismo periódico y que afectaban directamente a nuestro trabajo en el Ministerio. Afortunadamente contratamos investigadores privados y obtuvimos toda la información de los hechos, incluida la identidad de un presunto hacker, información que obviamente decidimos no hacer pública.

  6. Miércoles, 14 enero, 2009 8:42 am

    Iñaki, creo que todos tenemos anécdotas sobre deslices en el correo electrónico. El caso más grave es cuando uno se confunde en el destinatario, pues una vez ha dado al botón enviar es irreparable el desliz. Hace poco tuve un caso muy gracioso de esos (digo gracioso porque no me pasó a mí 😀 ).

    Si embargo en el caso de los reenvíos es perfectamente posible negar en todo o en parte la autenticidad, pues es muy fácil manipular el mensaje original, todos los sistemas de correo lo permiten.

    Por supuesto que hay que ser cuidadoso en lo que se escribe en el correo. Pero esto es como tantas cosas en la vida, hasta que no te has dado el primer morrazo no aprendes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: